Categorías
Turismo

¿Por qué visitar Cabo Polonio en Uruguay?

En el extremo sureste de América, oculto entre el agua del océano Atlántico y grandes dunas de arena, hay un diminuto lugar donde el tiempo da la impresión de no pasar nunca. Un enclave costero uruguayo tan singular como majestuoso; Cabo Polonio.

Declarado Parque Nacional en 2009, su extraordinaria ubicación geográfica y su escasa población permanente, hacen que en Cabo Polonio se viva en un estado permanente de paz. Es un lugar ideal, para los amantes del océano y de la tranquilidad. Desde allí, pueden verse tres islas de escaso tamaño ubicadas frente a sus costas, las cuales en conjunto son conocidas como las islas de Torres.

Un acceso sin par

Para llegar al balneario existen distintas formas; la primera es viajar hasta el kilómetro 264 de la Ruta 10 de Rocha, allí encontrarás varios vehículos todoterreno listos para surcar las dunas; también es posible caminar los 7 kilómetros de arena y bosque que conducen a Cabo Polonio.

Pero, es una opción para los aventureros, quienes deben tomar todas las precauciones.

Otra de las alternativas implica viajar a Valizas, donde puedes llegar en automóvil o en alguna de las líneas de transporte turístico. Una vez allí, puedes prepararte para una caminata de alrededor de 10 kilómetros, sobre dunas de arena de hasta 30 metros de altura que bordean el océano.

Desde este lugar, también parten algunos todos terrenos e incluso carros tirados por caballos, sobre los cuales puedes vivir una experiencia irrepetible.

El Faro de Cabo Polonio

La historia del lugar, está marcada por la presencia de un enorme faro erigido en una elevación de unos 15 metros de altitud, cercana a las masas rocosas. La construcción hace gala de una torre cilíndrica de 26 metros de altura, coronada por un faro que emite destellos blancos cada 12 segundos desde el año 1881.

Esta estructura es oficialmente Monumento Histórico Nacional, al tiempo que permite a los turistas una de las actividades más atractivas de Cabo Polonio, subir al faro. Al llegar a lo más alto, disfrutarás de una excitante vista al océano Atlántico, al balneario, las dunas y a las islas Rasa, Encantada y El Islote.

Curiosamente, el faro es la única luz de Cabo Polonio. Pues en este escondido paraje de la geografía oriental, no hay electricidad. De manera que, por las noches, sobre todo en aquellas donde la luna brinda poca o ninguna luz, los momentáneos destellos del faro son necesarios para la orientación.

Lobos marinos

La presencia de estos animales es notable, sobre todo en las cercanas islas Torres. De tal manera que visitar Cabo Polonia, es casi una cita segura con la majestuosidad del lobo marino. Cuya preservación, es prioridad para los habitantes del lugar y para todo el Uruguay, que desde hace décadas ha prohibido su caza, al tiempo que hace buenos esfuerzos por mantenerlos en zonas protegidas como esta.

Por sus increíbles características, Cabo Polonio es un destino ineludible para todo aquel que desee vivir una gran aventura.